Radio Fantasia

Lo más Divertido de Internet!

Actualidad

Nuevo Estudio: Solo 1 de Cada 4 Jubilaciones Corresponde al Régimen General con Aportes

Un estudio de IDESA argumenta que los inconvenientes de la organización del Estado no se originan en los disensos derivados de la “grieta”, sino en los convenios que sostienen políticas erróneas.

San Juan se celebró el inicio de la aplicación de la ley que posibilita adelantar el retiramiento a los 57 años de edad con 25 años de aportes a los trabajadores de viña.

Se llevó a cabo un acto en el que se entregaron las primeras jubilaciones a trabajadores viñateros y participaron el gobernador de San Juan, la Directora Ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, diputados nacionales y el secretario general del sindicato vitivinícola.

Según con un informe actual de IDESA, esta ley se enmarca en lo que se sabe como regímenes diferenciales, los cuales estipulan la jubilación anticipada por motivos de envejecimiento prematuro gracias a la rigurosidad de las labores.

El esquema otorgado a los viñateros se suma a casi un centenar de labores amparadas con regímenes diferenciales que datan de las décadas de los ’60, ’70 y ’80. A los regímenes diferenciales se le añaden los regímenes especiales que además proporcionan tratamientos más útiles que el sistema general. Otra exclusión en el sistema previsional lo conforman las moratorias y las pensiones no-contributivas, que son jubilaciones otorgadas sin aportes o con aportes insuficientes.

Frente a la enorme proporción de tratos excepcionales que hay en Argentina, el Instituto para el Desarrollo Social Argentino se cuestiona cuánto representan dentro del total del sistema.

Mayor la excepción

Según datos de la Secretaría de Seguridad Social y otras fuentes complementarias se observa que en Argentina se pagan 9 millones de jubilaciones y pensiones, de las cuales:

  • El 23% fueron otorgadas por el sistema general con la integridad de los aportes;
  • El 55% fueron otorgadas con las moratorias o no contributivas, o sea, sin aportes;
  • El 22% fueron otorgadas con un sistema diferencial o particular.

Dichos datos presentan que apenas 1 de cada 4 jubilaciones fueron otorgadas implementando las normas del sistema general con aportes jubilatorios.

A la mitad de las jubilaciones se accedió sin aportes o con aportes insuficientes y a un cuarto implementando normas más ventajosas que la previstas en el sistema general.

A partir de IDESA sostuvieron que «el sistema general se aplique a una minoría, en lo que la mayor parte de los trabajadores entran a la jubilación por medio de diversos tipos de excepciones, alerta sobre la hondura del desorden previsional».

Si bien la situación del sistema diferencial para los trabajadores de viña tiene escasa relevancia ya que encierra un mundo de pocos trabajadores, ilustra la manera en que se legisla en temas previsionales.

La ley ha sido aprobada con un elevado acuerdo entre todos los partidos políticos representados en el Congreso. El organismo critica que se declama como exclusivo motivo que las labores producen envejecimiento prematuro, pero no se presentaron estudios que avalen esta aseveración.

Tampoco se han realizado estudios actuariales que calculen el precio para el sistema previsional de jubilar anteriormente a estas personas.

Por consiguiente, de la misma forma que se aprobó esta ley, el precio se socializa debido a que está establecido una contribución patronal adicional del 2% que evidentemente no compensa las más grandes erogaciones. De esta forma, no se crean incentivos a las organizaciones viñateras para que adopten las medidas primordiales que evitan el sufrimiento de los trabajadores.

IDESA argumenta que el sistema previsional es una organización bastante delicada ya que administra derechos que producen pasivos del Estado de largo plazo.

«Un principio necesario para conservar la igualdad y la sostenibilidad es que todos los trabajadores sean iguales frente a la ley previsional», propugna el Instituto; por esa razón rememora que «los tratamientos especiales, sean por envejecimiento prematuro, en la situación de los regímenes diferenciales, por mérito, en la situación de los regímenes especiales, o sin aportes, como son las moratorias, deberían ser diseñados con transparencia y rigurosidad. Si hubiera labores insalubres o de mérito que merecen tratamientos especiales, los desvíos respecto al sistema general tienen que ser cubiertos con mecanismos de cobertura complementarios y los precios, actuarialmente calculados, cargados al sector que los crea».

Con el asesoramiento previsional de Andrea Falcone, decidís mejor y te aseguras la mejor planificación previsional.